miércoles, 18 de marzo de 2009

En clave alta


XXIV
Lo que vemos de las cosas son las cosas
¿Por qué veríamos una cosa si hubiese otra en su lugar?
¿por qué ver y oir sería engañarse
Si ver y oir es ver y oir? 
 
Lo esencial es saber ver,
Saber ver sin ponerse a pensar, 
Saber ver cuando se ve
Y no pensar cuando se ve
Ni ver cuando se piensa
 
Por eso (¡Pobres de nosotros que traemos el alma vestida!)
Eso exige un estudio profundo
Un aprender a desaprender.

Fernando Pessoa

5 comentarios:

petitapetitesa dijo...

¿Por qué no ha de ser posible ver lo que no se ve?

¿Por qué es necesario oír, si es posible escuchar incluso los silencios?

¿Por qué no ha de ser posible ver otra cosa, a pesar de ver lo que vemos?

¿Por qué lo que vemos de las cosas, ha de ser necesariamente lo que son las cosas?

Muchas veces, un alma vestida dice muchas más cosas que un alma desnuda, solo hay que aprender a ver y escuchar.


No es mi intención llevar la contraria al señor Pessoa, pero es que soy una firme creyente, de que las cosas pueden no ser lo que parecen, además, estoy aburrida, son fiestas en mi comunidad, propensa a gritos y escándalos múltiples, y parece que tenga en casa a una turba de enloquecidos, que no me dejan ni oír ni pensar; y anoche fue muchísimo peor, a un lado de la cama tenia a un cantante de moda, y al otro, una orquesta con todos sus músicos incluidos… hasta las cuatro de la mañana...

Besos (que afortunadamente, no necesitan ni de la vista ni del oído)

AndyPeCas dijo...

Aprender a desaprender,,,Muy bueno! Y cuan difícil!!!

JoP dijo...

Cuando leo tus preguntas Petit, lo primero que se me ocurre es: "Habría que preguntarle a Pessoa".
Pienso que tu planteo es directamente Socrático: la apariencia de las cosas; ergo, algo hay más allá de lo aparente...
Me parece que Pessoa va en sentido inverso: lo que es, es, en relación a una impronta más allá de la elaboración de la razón.
Y también me parece que el peligro es que cuando uno se acostumbra a "ver" de determinada manera, "verá" siempre las mismas cosas.

En relación al comentario de AndyPecas, me acordé de una frase de un epistemólogo francés (Gastón Bachelard) que escribió que siempre se conoce en contra de un conocimiento anterior.

Tal vez venga a cuento porque en definitiva no deja de ser una cuestión trillada en la filosofía (no por trillada, más resuelta y clara) un extracto de "El Anticristo" de Nietzsche:

"En tiempos pasados se consideraba la conciencia del hombre, el 'espíritu', como la prueba de su origen superior, de su divinidad; para perfeccionar al hombre, se le aconsejaba retraer los sentidos al modo de la tortuga, cortar relaciones con las cosas terrenas y despojarse de lo que tiene de mortal, quedando entonces lo principal de él, el 'espíritu puro'. También en este respecto hemos rectificado conceptos; la conciencia, el 'espíritu' se nos aparece precisamente como síntomas de una imperfección relativa del organismo, como tanteo, ensayo y yerro, como esfuerzo en que se gasta innecesariamente mucha energía nerviosa; negamos que nada pueda ser perfeccionado mientras no se tenga conciencia de ello. El 'espíritu puro' es pura estupidez; si descontamos el sistema nervioso y los sentidos, lo que tiene de mortal el hombre, nos equivocamos en nuestros cálculos: ¡no queda nada!"

Besos para ambas...

SUSURU dijo...

Muy linda la foto y el poema de Pessoa, para pensar me lo llevo en la cartera.
besos

JoP dijo...

Que bueno Susuru ir cargado de poemas y de imágenes y de música... Uno anda liviano de ese modo.

Besos.