domingo, 3 de diciembre de 2006

Stevenson

Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar
oir nuestra voz en el silencio de la eternidad, que
olvidamos lo único realmente importante: vivir.

4 comentarios:

elagoradesu dijo...

Chejov dijo:
«Cuando escribo no tengo la impresión de que mis historias sean tristes. En cualquier caso, cuando trabajo estoy siempre de buen humor. Cuanto más alegre es mi vida, más sombríos son los relatos que escribo».
«Dios mío, no permitas que juzgue o hable de lo que no conozco y no comprendo».
«No pulir, no limar demasiado. Hay que ser desmañado y audaz. La brevedad es hermana del talento. Lo he visto todo. No obstante, ahora no se trata de lo que he visto sino de cómo lo he visto. Es extraño: ahora tengo la manía de la brevedad. Nada de lo que leo, mío o ajeno, me parece lo bastante breve».
«Cuando escribo, confío plenamente en que el lector añadirá por su cuenta los elementos subjetivos que faltan al cuento».
....Y hoy, aquí y ahora, el relato me llevó a conectarme con Chejov....y eso es lo que te dejo, como si hubiera brotado de mis pensamientos y al enlazarse con mis sentimientos se anudaron en estas palabras........
STEVENSON, CHEJOV?????? Raro, No???? ¿Qué melodía puede acompañar este relato????? No puedo recordar títulos....comienzo a tararear algo de la peli: "Los unos y los otros"""""
¿Balada para Adeline?????, sí, sí, me parece que es esa......que me está acompañando hasta un próximo encuentro.....

JOP dijo...

La melodía se llama "Serenata para Sarah" de "Los Unos y los Otros" de Lelouch.

elagoradesu dijo...

Gracias, por ayudarme a refrescar la memoria con el nombre de la melodía.
¿Por qué se me habrá ocurrido Adeline, si es Sarah????? No lo sé......Quizás, porque así también estamos en este mundo:a veces recordando, otras olvidando, otras cambiando, otras queriendo ocupar mucho espacio, no dejando nada para otros.... y a veces...preferiríamos ser invisibles ....los unos...y los otros.

JOP dijo...

Los Unos... y los Otros... cada uno con su estilo. Con su forma particular de metabolizar lo indecible, lo que excede a las palabras. Pero JUNTOS en la travesía. Los Unos... y los Otros...