lunes, 18 de diciembre de 2006

Mujer feliz... JOP


No me interesa saber qué es la felicidad. La felicidad es… esto. Este cosquilleo que arranca en las rodillas y sube por los muslos. Atraviesa el pubis, incuba en el estómago y estalla como una rosa en octubre. Y se hace grande, enorme. De pronto lo ocupa todo y no te deja respirar, hasta el punto que te obliga a expulsarlo con un grito que lo anuncia. Necesitas decírselo a todo el mundo. Y aún así sigue adentro; te acompaña, te impulsa y te sostiene.
Ya no importa si no vuelve. Anoche estuvo conmigo… Que importa si no vuelve…
Ahora es todo mío: El recuerdo de sus labios tibios rozando mi cuello entregado a sus caricias. El tono de su voz urgente cuando dijo: “Me fascina el aroma de tu piel”. Es todo mío ahora. Lo retengo en ese momento interminable en el que recorrió la extensión deseosa de mi cuerpo con la ardiente concavidad de sus manos; mi cuerpo que fue suyo todo el tiempo.
Anoche, blandamente, recibí su impronta inalterable cuando besó mis manos, cuando observó mi desnudez con ternura, con atención, con la exaltación que brotaba de su respiración ardiente.
Me dijo que me amaba. Yo accedí al engaño…
Ya no importa si no vuelve.

3 comentarios:

Primavera dijo...

AY, AY, AY....jop. QUÉ RELATO!!!!
Pega fuerte...y llega al alma.
Como literatura: excelente!!!!
Como vivencia: me deja una enorme tristeza, sentir una felicidad tan efímera....me supera, casi, casi, no la puedo tolerar.
El dolor que produce esa forma de amor, como se evoca en TANGO A EVORA.....desgarradora....

ABRAZOS y continuá deleitándome con estos escritos que ya son parte de mi biblioteca virtual.

GBT dijo...

Hablando de recuerdos sanadores...
Este es uno de los tantos.
Gracias por la sensibilidad.

Gigi dijo...

WAW... este si lo leí xD
Congelada, que puedo decir? nada...
Jamás me hubiera podido expresar tan bien...
Besos!