sábado, 25 de abril de 2009

Se telefonando


Lo stupore della notte
spalancata sul mar
ci sorprese che eravamo sconosciuti
io e te.
Poi nel buio le tue mani
d'improvviso sulle mie,
è cresciuto troppo in fretta
questo nostro amor.
Se telefonando
io potessi dirti addio
ti chiamerei.
Se io rivedendoti
fossi certa che non soffri
ti rivedrei.
Se guardandoti negli occhi
sapessi dirti basta
ti guarderei.
Ma non so spiegarti
che il nostro amore appena nato
è già finito.
Se telefonando
io volessi dirti addio
ti chiamerei.
Se io rivedendoti
fossi certa che non soffri
ti rivedrei.
Se guardandoti negli occhi
sapessi dirti basta
ti guarderei.
Ma non so spiegarti
che il nostro amore appena nato
è già finito





M.Costanzo - G.De Chiara - E.Morricone

4 comentarios:

petitapetitesa dijo...

Recordare su imagen, para cuando empecemos a padecer aquí donde yo vivo, el terrible viento de poniente, un viento tan seco y tan caliente, que es capaz de secar hasta los ojos; cuando sopla (entre un día y tres) hay que cerrar las casas a cal y canto y refugiarse dentro para sobrevivir al infierno, porque ni por las noches se puede respirar, durante el día, las calles están vacías, y solo casi ya de noche la gente empieza a salir a la calle; momento ideal para refrescarse en su imagen.

Entre algunas curiosidades familiares que poseo, esta la de tener un tío italiano, de Venecia para más señas; viví con el y mi tía durante un año (en Suiza… Jajaja…) y todavía recuerdo las sesiones de: Adriano Celentano, Mina, Iva Zanichi, Nincola Dibari, Adamo, Domenico Modugno ….entre mis preferidas estaba la canción "La riva bianca, la riva nera" de Iva Zanichi, (no me cansaba de escucharla). Antes se me daba muy bien hablar el italiano, pero hace tantos años que no lo practico, que dudo que fuese capaz de volver a mantener una conversación, o quien sabe, puede ser cuestión de volver a recordar.

A pesar de tener poco en común con su canción, esta me recordó a la de Domenico Modugno – “Piange il teléfono”, porque cada vez que mi tía la escuchaba, se pegaba unos hartones a llorar terribles.

Le dejo un poema de Pedro Salinas, otra visión sobre las llamadas que no se hacen.

¡Si me llamaras, sí,...
¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!
Lo dejaría todo,
todo lo tiraría:
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú, que no eres mi amor,
¡si me llamaras!
Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
-¡si me llamaras, sí, si me llamaras!-
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.
Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: "No te vayas".

Pedro Salinas

*Io gli ho inviato un sacco di baci, come si preferisce, il parmigiano, il bolognese, pesto, alla carbonara ...

petitapetitesa dijo...

Después de escribirle, me entraron ganas de escuchar otra vez la canción “La riba bianca la riba nera”, hacia años que no la escuchaba (bendito youtube, pone a tu disposición los botones para encender la banda sonora de tu vida). Su post, quizás por el idioma de la canción me hizo retrotraerme a los años de mi adolescencia.

Encontré una versión de la cancion en castellano, con imágenes de la guerra de Georgia, (las guerras tampoco pasan nunca de moda), no se en Argentina, en España durante los últimos años del franquismo esta cancion se hizo muy popular, por su relativa lectura politica, por si no la conociese, (ignoro si su grado de curiosidad es tan alto como el mio) le dejo la dirección.

http://www.youtube.com/watch?v=9n2XZkOq0aI

Besos (desde la otra orilla, pero la mia, sin ninguna bandera)

JoP dijo...

Recuerdo que de niño pasaban por televisión un programa que, si mal no recuerdo, se llamaba "Italiannisima", donde uno podía ver y escuchar a importantes cantantes italianos.
Desde aquellas épocas no pude nunca olvidar a Mina, Ornella Vanoni y a Iva Zanichi y con ellas, el repertorio, ya clásico, de canciones que, aún hoy, siguen siendo entrañables.
Ha abierto usted una ventana a los recuerdos de aquella época con sus comentarios que le agradezco. Siempre son una bocanada de aire fresco.

Besos (desde esta orilla, pero la mía, sin ninguna bandera)

JoP dijo...

Acabo de recordarlo. El programa se llamaba "Milleluci".