martes, 10 de julio de 2007

Michelangelo Caravaggio.

Incredulidad de Santo Tomé.

Decapitamiento de San Juan Bautista.

Giuditta y Oloferne.



1 comentario:

susuru dijo...

Imágenes impactantes de un pintor transgresor, sin duda de la pintura barroca.
A pesar del uso del clarooscuro, predominando más la oscuridad que la luz, logra transmitir emociones muy encontradas, de alguien que sin duda no se pareció a nadie....y se permitió plasmar en la tela lo que sintió. Un avanzado para su época, seguramente.